Ayer por la noche en el canal de YouTube de “Más que Pelotas” salió a la luz el nombre del nuevo objetivo del Barça, Lucas Paquetá.

Lo que al principio parecía ser uno de tantos rumores, cada vez se va aproxima más a ser una realidad, ya que como bien ha comentado Adrián Sanchez, el club blaugrana va enserio a por la nueva perla del fútbol brasileño, un futbolista el cual estuvo en la agenda del PSG este mismo verano.

Es por ello, que algunos emisarios culés viajarán la próxima semana a Brasil para intentar cerrar un acuerdo con el Flamengo, en busca de realizar la misma fórmula de fichaje a la que se hizo con Arthur, y así dejarlo atado y evitar que suceda lo mismo que conVinicius y Rodrygo (del Santos) que acabaron en otros equipos, en este caso en el Real Madrid.

Después de dar toda la información, toca analizar la situación; porque qué supondría la llegada de Paquetá al Barça? Supondría olvidarse del fichaje Rabiot? Si tenemos en cuenta las características de los dos jugadores podríamos llegar a la conclusión de que son futbolistas bastante parecidos, y viendo el overbooking que tiene el Barça en el mediocampo, la llegada de estos dos debería de suponer la salida de un futbolista además de Rafinha, que todo parece indicar que se marchará en el próximo mercado de fichajes. Ante esta situación veremos como actúa el Barça, porque si el club decide ir a por Rabiot (quetermina contrato en 2019 y por lo tanto llegaría libre) al PSG no le haría mucha gracia este movimiento, ya que se iría una de sus mayores promesas sin obtener ningún tipo de beneficio, pero al mismo tiempo se vería beneficiado al tener vía libre por Paquetá. Otro caso que puede ocurrir es que el Barça decida retirarse en la puja por Rabiot, y con ello que el francés decida ir a otro club como el Manchester City que también estaba interesado en hacerse con sus servicios; todo esto haría que se produjera una nueva guerra entre PSG y Barça, ya que los dos clubes centrarían sus miradas en la perla brasileña, y este tendría que decidir si ir al club del cual se ha declarado fan “Me gustaría jugar en el Barça” o decantarse por las suculentas cifras que le ofrecerá el jeque.. Por último y lo que parece más improbable es que el club intente cerrar a los dos, ya no solo porque a día de hoy el objetivo prioritario es cerrar a De Jong, sino porque además este hecho haría que la relación entre ambos clubes quedará aún más afectada y precisamente eso es lo que no quiere la directiva culé. Veremos como evolucionan las negociaciones estas semanas y si la reunión en Brasil con el Flamengo es fructuosa para el Barça.

NACHO JIMÉNEZ