Osasuna pone rumbo a primera. Lo hace con una contundente victoria frente a un Rayo Majadahonda que no mereció tal castigo. Los rojillos volvieron a ganar frente a su afición, y es que ya encadenan 11 victorias seguidas en El Sadar. Un gol de Juan Villar, otro de Unai García y el último de Brandon Thomas, que puso la guinda al pastel.

Pamplona recibía al conjunto madrileño con la única baja por lesión de Luis Perea y otra por sanción de Nacho Vidal. Jagoba Arrasate, eligió a la polivalencia de Oier Sanjurjo para el lateral derecho y, la gran sorpresa del once, Sergio Herrera, que entraba en el once tras salir de una lesión de larga duración y aprovechando la paternidad del, hasta hoy titular, Rubén Martínez.

El Rayo Majadahonda, por su parte, viajaba con tan solo 17 jugadores. Acumulaba ya muchas e importantes bajas: Rafa López, Manu del Moral, Luso, Ruibal y más.

Primera parte blanca.

En la primera parte, Osasuna vió como el Rayo Majadahonda quería y jugaba la pelota sin dejar que los rojillos tocasen el balón. A pesar de ello, los majariegos no consiguieron más que una ocasión clara que Sergio Herrera detuvo sin muchos apuros. Tampoco fue la mejor primera parte de los rojillos, las imprecisiones y la falta de Oier en el centro del campo se notó. Aún así, no sufrieron en defensa y a su vez tuvieron las ocasiones más claras: una acabó en gol de Juan Villar, y la otra Rober Ibáñez hizo lucirse a Ander Cantero que hizo un paradón.

Una segunda más rojilla.

Cuando pasaron ya los 15 minutos del descanso, se vio a otro Osasuna. La entrada de Brandon por Juan Villar, que se marchó por lesión, y el cambio de Oier al medio campo hicieron cambiar al equipo. Los rojillos jugaban a placer, todo les salía, iban sobrados de confianza, los visitantes pudieron ver únicamente al líder de La Liga 123 en plena acción. Primero fue Unai García, que tras una acción un tanto rocambolesca dentro del área, recortó, apuntó y fusiló la portería estrellando el balón contra el larguero y luego mandandolo al fondo de la red.

El encargado en poner la guinda fue Brandon Thomas. Peleó y se llevó el balón ante unos centrales con una envergadura más grande que la del mallorquí, no contento con ello, regateó a el cancerbero y con la zurda remató a placer finalizando una gran jugada individual. La cifra pudo ser más amplia de lo que fue. El mismo Brandon Thomas, que partía en posición legal, realizó una gran vaselina que batía a Ander Cantero, pero el linier levantó su banderín por fuera de juego.

Osasuna logró su objetivo, por ello se encuentra en este instante como líder de Segunda División con tres puntos de ventaja sobre el segundo clasificado y siete del tercer clasificado. Tan solo quedan 12 jornadas y Osasuna ya desprende un fuerte olor a primera.

El fútbol deja contentos a unos y a otros no tanto, esta vez le tocó al Rayo Majadahonda. Se encuentran a seis puntos por encima del descenso, cumpliendo momentáneamente su objetivo, con esfuerzo lograrán su objetivo.

JON MARTÍNEZ