Ya ha empezado la jornada 32 de La Liga 123, ya ha empezado la recta final. Una recta final en la que, unos sufrirán más que otros, peleando por no perder la categoría, por subir a la categoría de oro, por jugar contra los grandes. Este es el caso del CA Osasuna, el líder. Viene de perder en Tenerife cuando iba ganando por 0-2, pero que aún no ha perdido en su feudo. El caso del Extremadura, es muy distinto; décimo noveno en puestos de descenso y a dos puntos de la salvación. Viene de ganar por 1-0 al Reus, descendido administrativamente.

Todavía es muy precipitado para clasificar este partido como una final. Esta categoría es muy larga, no está nada decidido hasta el último minuto de la última jornada, y si no, que se lo pregunten a Osasuna.

Remontada de un equipo que nunca se rinde.

La ida la recordará más de un aficionado. El Extremadura ganaba por 2-0, con goles de Fausto Tienza, ex de Osasuna, y Enric Gallego de penalti. Antes de marcharse al túnel de vestuarios, Osasuna recortaba distancias con un gol de Oier, y eso, dio esperanzas. En la segunda parte, un gol en propia puerta de Iñigo López y un gol de Roberto Torres dio la vuelta al marcador.

Dinámicas.

En el fútbol, las dinámicas pueden decidir encuentros. Los extremeños llegan al partido con una racha muy irregular habiendo ganado un partido en los últimos cinco partidos -sin contar contra el Reus-. No han ganado fuera de casa desde el 17 de noviembre, precisamente contra el Reus.

Los rojillos llegan con una racha muy distinta a la de su rival. En las últimas cinco jornadas, han ganado cuatro. Pero, lo que realmente asusta, es cuando juegan en El Sadar. Llevan una racha de 11 partidos seguidos ganando, un dato histórico para el club rojillo, y no contentos con ello, cuando se enfrenten Osasuna y Extremadura, el feudo rojillo llevará sin ver una derrota en su estadio durante 364 días. Por ello, Jagoba Arrasate dijo en la previa: “Hay que ponerse en modo Sadar”.

Un Sadar que volverá a estar lleno, que ya ha colgado de nuevo el cartel de “no hay billetes”. Osasuna que recupera a su máximo goleador para este partido, Juan Villar, pero sigue sin poder contar con Iñigo Pérez. El Extremadura no podrá contar ni con Olave ni con Fausto Tienza.

Caso “Álvaro Fernández”.

En lo extradeportivo, Osasuna y Álvaro Fernández protagonizaron entre semana, lo que puede ser el final del culebrón. Osasuna ya envió la denuncia a la FIFA que decidirá la cantidad de dinero que el portero deberá pagar a Osasuna por incumplimiento de contrato. Por ello, si el navarro jugase, volvería a un Sadar que le preparará una bienvenida hostil.

Un partido que puede suponer, que unos comiencen una mala dinámica después de una racha como imparable o que sigan dominando, o puede suponer, dependiendo del Lugo, un paso hacia la salvación. En todo caso, se verá un partido de mucha intensidad en la capital navarra.

Jon Martínez.