i31m9185

Oviedo y Deportivo de La Coruña empataron ayer (1-1) en un partido igualado y que nadie logró dominar.

Ambos equipos llegaban con la necesidad de ganar para mantener vivo su objetivo final y, ante los pinchazos de los rivales directos, llevarse los tres puntos ayudaría mucho a la causa. El equipo local, con el regreso de Forlín, Folch y Carlos Martínez al once titular se enfrentaba a un Deportivo que tenía como principal novedad el regreso de la dupla Carlos-Quique tras varias semanas de lesión del jugador andaluz.

El Oviedo comenzó fuerte, controlando el balón y creando mucho peligro por la banda izquierda, defendida por David Simón. En el minuto 10, Bárcenas remata un buen centro de Berjón aprovechando un grave error de la defensa blanquiazul para adelantar a los suyos. A partir del gol el partido no tuvo dueño y ambos equipos trataron de aumentar el marcador sin éxito. Quique González fue la referencia ofensiva del Depor y en sus botas tuvo el empate en varias ocasiones, la más clara en el minuto 26, cuando se dio la vuelta la frontal del área y conectó un potente disparo que Champagne envió a córner. 

En la segunda parte el Deportivo salió a buscar el empate  y en el minuto 53 Carlos Fernández colocaba un pase raso al punto de penalti para que Quique enviase el balón al fondo de la red. Tras el gol, fue el conjunto visitante el que buscó con más ganas la victoria, pero el Oviedo se mostraba fuerte en defensa y el gol no llegaba. Sin embargo, en el tramo final del partido, el equipo local encerró a los gallegos en su campo tratando de buscar el gol, pero la zaga blanquiazul se mostró poderosa y nadie pudo conseguir el tanto de la victoria.

Este empate no satisface a ninguno de los dos equipos, que disponen de 10 jornadas más para alcanzar su objetivo, el ascenso a primera.

 

Sergio Ferreiro