Andaluces y vascos se enfrentarán con la idea de ponerse a tiro del cuarto lugar de la clasificación

Duelo de ida en Mendizorroza/ Cortesía de Marca.com

Sevilla y Alavés se juegan en esta jornada 30 una de sus últimas cartas, como rivales directos, que les permitiría continuar en la disputa por el cuarto puesto, que da una plaza a la fase de grupos de la Liga de Campeones. Los hispalenses tienen toda la responsabilidad de sumar de a tres por plantilla, obligaciones y porque juegan frente a su público en el Estadio Ramón Sáchez-Pizjuán. Mientras que los vitorianos pretenden seguir dando de qué hablar en LaLiga.

Los andaluces vienen de caer derrotados por 0-1 ante el Valencia, que es un rival directo por el cuarto escalón, el pasado fin de semana en calidad de local. Por tanto, en Nervión tienen claro que este puede ser de las últimas oportunidades de superar a un rival directo venciéndolo, lo que sería más importante a la hora de finalizar la campaña con empate en puntos.

Por otro lado, los Babazorros, así como los andaluces, también fueron derrotados. Los dirigidos por Abelardo Fernández cayeron por 4-0 contra el Atlético de Madrid.

A pesar de ser un duro revés en el Wanda Metropolitano, los de Vitoria encaran el encuentro con  sensaciones menos negativas que el Sevilla, pues los andaluces tienen toda la presión.

Tanto el Getafe como el Valencia sumaron puntos en esta jornada 30.  Los madrileños, quienes están en el cuarto puesto igualaron por 1-1 frente al Espanyol; mientras que los valencianos, posicionados en quinto lugar, vencieron al Real Madrid 2-1.

Dichos resultados no obligan al Sevilla y al Alavés a ganar, pero para algunos de los dos equipos este partido puede representar un punto de inflexión en sus pretensiones. Los locales están séptimos con 43 puntos. La visita, por su parte ocupa el sexto lugar con 44 unidades.

El enfrentamiento de la primera mitad de la campaña que se llevó a cabo en el Estadio de Mendizorroza entre los “blanquirrojos” y los “albiazules” finalizó en tablas (1-1). Por ello, un triunfo puede ser importante tanto por los tres puntos como tener ventaja en el duelo entre sí.

DAVID ROJAS