Aspas guió a su equipo hacia la victoria en un partido marcado por la incesante lluvia que caía sobre Balaídos y la polémica.

El encuentro empezaba con el Celta notando los nervios que causan su situación y con la Real teniendo ocasiones y creando peligro. Primero un potente disparo de Theo Hernández y después otro de Zubeldia intentaron superar sin éxito a Rubén, que fue el mejor del Celta en la primera parte. Pero el gol de la Real llegó por otra vía, fue por medio de un absurdo penalti que Olaza cometió sobre Oyarzarbal; Willian José se encargaría de convertirlo para adelantar a su equipo antes del descanso.

Willian José haciendo el 1-0

En la segunda parte todo cambió. De hecho, en una de las primeras acciones de la segunda parte Iago Aspas cayó dentro del área y señalaron un penalti que él mismo transformó. Aspas empezaba a guiar a su equipo hacia la remontada. En el 57′ llegó la polémica, Willian José fue expulsado por una supuesta agresión sobre Okay, pero tras ver la repetición se ve que no hay contacto. El VAR finalmente no entró en acción y la Real se quedó con diez. Después de la expulsión, los de Imanol se vieron superados por el Celta. Ya en el 70′ Hugo Mallo puso un centro al segundo palo para que Aspas lo remataste y llevara a cabo la remontada. En el 91′, con la Real con diez y yendo a por todas, una jugada entre Aspas y Boudebouz acabó dejando a Maxi Gómez solo para que remataste a placer y ponga el 3-1 definitivo en el marcador.

Con esta victoria el Celta deja atrás los puestos de descenso, aunque solo dos puntos les separan de la zona de pérdida de la categoría. La Real, después de este partido ve mermadas sus posibilidades de estar en Europa el año que viene, ahora mismo están a seis puntos de Europa League.

DAVID REDONDO