El derbi vasco termina en un justo empate que mantiene vivo el sueño europeo vivo de ambos equipos. El Athletic es séptimo a dos puntos del sexto. El Alavés es octavo a tres puntos del Athletic y a cinco del sexto, que es el Valencia y aún tiene que jugar su partido esta jornada.

La primera parte empezó con el Athletic queriendo jugar al fútbol y con el Alavés esperando su oportunidad. Poco a poco el Athletic era más impreciso con la pelota y se sentía más incomodo en el campo. Y las ocasiones visitante empezaron a llegar.

En el 8′ Jony tuvo la primera ocasión del partido. Un pase que le filtraba Borja Bastón le dejaba uno contra uno ante Herrerín, pero su disparo dio en la madera y se fue fuera. En el 21′ se volvió a repetir la misma acción pero con los papeles cambiados. Ahora era Jony el que centraba a Borja Bastón, que no conectó con el balón y desaprovechó una oportunidad clara.

El fútbol del Athletic seguía siendo insuficiente como para hacer ocasiones de peligro. Pero sí consiguieron crear peligro con los balones a balón parado. Primero Raúl García en el 32′ hacía una magnífica chilena que se marchó alta. Después, en el 41′, consiguió adelantarse en el marcador gracias a un inmejorable golpeo a un libre directo lanzado por Beñat.

Ya en el 45‘, Borja Bastón consiguío empatar con un gol psicológico. Tras una falta que botaba Jony desde la izquierda Herrerín despejó de puños, otro jugador chutaba desde la frontal y Herrerín despejó de nuevo y Borja Bastón aprovechó el balón dividido para introducirlo en la portería. Un minuto tenso de revisión del VAR por un posible fuera de juego mantuvieron en vilo a los jugadores del Alavés, que tras la confirmación del gol, pudieron celebrar el gol del empate.

Los jugadores del Athletic celebran el gol de Beñat en el 1-0. Imagen: Agencia EFE

En la segunda parte el Athletic parecía con más fuerzas y más ganas de llevarse la victoria. Empujaba pero el partido estaba muy trabado y el juego no fue fluido. Cualquier pequeña acción polémica se protestaba y esto causó que el segundo tiempo no nos brindase un fútbol atractivo.

El Athletic tuvo dos ocasiones y las dos fueron obra de Iñaki Williams. El Alavés tuvo una ocasión clara en el 86′. Inui puso un balón a Wakaso, que en dos ocasiones se topó con los defensas del Athletic y perdió la oportunidad de decantar el partido para los albiazules.

DAVID REDONDO