El Sevilla se somete a una prueba de fuego. Otra más, esta vez en Montilivi. A medida que se suceden las jornadas, las “finales” ligueras son una constante y los 3 puntos se hacen completamente necesarios para seguir dibujando el camino hacia la Champions.

Desde la llegada de Joaquín Caparrós al banquillo hispalense, el Sevilla ha visto mejoradas sus actuaciones como visitante. Ello, unido al fortín del Sánchez-Pizjuán, ha permitido al conjunto hispalense obtener una cantidad muy notable de puntos en esta recta final. Sin embargo, las buenas sensaciones se disiparon el pasado domingo en el Coliseum. Si quiere ser de Champions, el Sevilla está obligado a volver en sí mismo lejos de Nervión, instalándose de nuevo en la senda de la victoria.

Al igual que en las anteriores citas, no será fácil, ante un Girona muy necesitado de puntos. Los pésimos resultados obtenidos por el conjunto dirigido por Eusebio Sacristán hacen que se encuentre inmerso en puestos de descenso. Es el peor equipo de la competición como local, habiendo logrado únicamente dos victorias ligueras en su estadio.

#GironaSevillaFC
Cortesía de Sevilla FC

Caparrós seguirá sin poder contar con los lesionados Wöber, Nolito, Gonalons y André Silva. También es baja Gaby Mercado, debido a un cuadro vírico, mientras que Kjaer y Arana se quedan fuera por decisión técnica.

Alejandro Sánchez