Una nueva derrota de visitante. El mismo mal que ha sufrido el Sevilla durante gran parte de la temporada y que parecía exterminado volvió a asomarse en el Coliseum, y a confirmarse en Montilivi.

El Sevilla se sigue complicando la cuarta plaza. La regularidad está siendo una pesada losa en la trayectoria del equipo, cuyas sensaciones fuera de casa distan mucho de las que se ofrecen en el feudo nervionense.

Se volvieron a mostrar ante el Girona las carencias de los de Caparrós al no contar con las miles de gargantas sevillistas. La falta de intensidad y de concentración apareció de nuevo en todas las parcelas del campo y fue la causante del tanto gironí.

Cortesía de Sevilla FC

Si finalmente el conjunto hispalense no logra el objetivo, aparecerán en la memoria la multitud de derrotas obtenidas como visitante, en especial ante equipos necesitados como Villarreal, Celta, Huesca y el propio Girona. Equipos contra los que el Sevilla ha ofrecido una imagen que deja bastante que desear.

Campaña para olvidar lejos de Nervión. Otra oportunidad perdida, de las que quizás, a falta de 3 jornadas, no se vuelvan a repetir. Ya se trabaja en los despachos para tratar de evitar malos tragos como los de este domingo.

Alejandro Sánchez