Sevillanos y bilbaínos cierran la campaña liguera obligados a sumar para no complicar sus respectivas posiciones que los mantienen en puestos internacionales

La temporada 2018-19 de La Liga llegó a su capítulo final, que vendrá con drama y suspenso. Sevilla y Athletic se disputan en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán sus plazas en Europa, por lo que será uno de los partidos más apasionantes del campeonato.

Los andaluces tienen asegurado el séptimo puesto, que da lugar a la fase de clasificación de la Liga de Europa; sin embargo, perder no es una posibilidad para los de Nervión si desean optar por entrar a la Liga de Campeones.

Aunque sea difícil que el Sevilla finalmente finalice en el cuarto lugar tampoco es imposible. Para que eso ocurra el Valencia debe perder frente al Valladolid, mientras que el Getafe debe hacer lo propio frente al Villarreal.

La irregularidad es el factor que tiene a los sevillistas en esta situación. La primera vuelta fue muy ilusionante para los aficionados blanquirrojos, pues el Sevilla peleaba el título de Liga con el Barcelona, pero a partir de la segunda mitad  de la campaña los dirigidos por Pablo Machín en su momento perdieron la brújula, que todavía no pudieron encontrar con el ahora entrenador Joaquín Caparrós.

El Athletic, por su parte, busca finalizar esta 2018-19 en el séptimo lugar (puesto que ocupa ahora mismo). Los vascos vinieron de menos a más esta campaña, pues en los primeros 14 encuentros de Liga solo consiguieron una victoria. Por tanto, entrar a Europa puede ser la guinda a una temporada épica para los de Bilbao.

“Los Leones” no pueden perder, debido a que corren el riesgo de perder la plaza de Europa League con la Real Sociedad, que está tres puntos por debajo y juega ante el Espanyol. El empate le vale al cuadro vizcaíno e incluso también le conviene a los hispalenses si Valencia o Getafe ganas sus respectivos partidos.

Los nervionenses son quienes se ven más tocados por la bajas. Éver Banega y Roque Mesa, fundamentales en el centro del campo, están sancionados. Por otro, lado los bilbaínos solo tendrán la baja de Guruceta.

DAVID ROJAS