Un nuevo caso de corrupción vuelve a sacudir el tejado del fútbol español. La Policía Nacional ha detenido a once presuntos miembros de una organización criminal dedicadas al amaño de partidos de Primera, Segunda y Tercera División, entre los que se encuentran ex-futbolistas como Raúl Bravo, Carlos Aranda y Borja Fernández. También se investigan a Samu Sáiz, actual jugador del Leeds United y Iñigo López, del Deportivo de la Coruña. Entre los detenidos están también Agustín Lasaosa, presidente de la Sociedad Deportiva Huesca, y Juan Carlos Galindo Lanuza, jefe de los servicios médicos del club oscense.

Borja Fernández, tras ser detenido en su domicilio. Imagen sacada de MARCA.

Las investigaciones se han comenzado a desarrollar desde la primera hora de la mañana, según han confirmado fuentes policiales a Efe, y a estas horas se siguen realizando registros en varios puntos del país como Madrid, Huesca, Valladolid, La Coruña y Málaga. A los detenidos se les imputa pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales.

El origen de la operación comenzó con un duelo de la Liga 123 en la temporada 2017/18 protagonizado por Huesca y Nàstic. El encuentro pasó a tener más de 14.000 apostantes, cuando en condiciones normales no llega a superar la barrera de los mil apostantes. Los azulgranas ya habían certificado el ascenso a la categoría de oro, mientras que para el Nàstic el encuentro era de extrema importancia para evitar el descenso a Segunda B. El duelo se resolvió con un 0-1 a favor de los catalanes con gol de Uche.

Otro de los partidos que se están mirando con lupa es el disputado en la última jornada de esta misma temporada entre Real Valladolid y Valencia. En este choque fue titular en el cuadro local uno de los implicados en la trama: Borja Fernández. Los valencianistas pudieron disfrutar de una victoria (0-2) que les valía para entrar y cerrar su presencia en la Champions. Y aún falta por descubrir un tercer partido, que apunta a ser de Tercera División.

ALEJANDRO RUIZ