El juez decreta prisión provisional para los ex futbolistas Raúl Bravo y Carlos Aranda, presuntos cabecillas del ‘Caso Oikos’. Ambos se han negado a declarar en el Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca en el día de hoy. Se les acusa de ser responsables de pertenencia un grupo criminal, corrupción y estafa. Podrían eludir el castigo si abonan una fianza de 100.000 euros cada uno. El fiscal jefe ha apuntado que los dos se han acogido a su derecho a no declarar y prefieren esperar a que se levante el secreto para conocer los cargos concretos a los que se les imputan.

Por otra parte, detenidos como Agustín Lasaosa han quedado en libertad pero con cargos. A este se le atribuye delitos de corrupción, blanqueo y estafa. El jugador del Deportivo de la Coruña, Iñigo López, también ha sido puesta en libertad pero con una fianza de 75.000 euros. Borja Fernández y Juan Carlos Galindo también se encuentran en libertad.

ALEJANDRO RUIZ