Tras una campaña irregular, el futuro de buena parte de la plantilla sevillista está en el aire. Los objetivos fijados por Monchi y las preferencias del nuevo técnico Julen Lopetegui exigen la modificación de buena parte del plantel 2018-19 confeccionado por Joaquín Caparrós. Con el reciente acuerdo de Gaby Mercado para marcharse a Qatar, el club comienza a abrir la puerta de salida.

Cortesía de Goal

No son pocas las ventas que desea efectuar el Sevilla. La de Guilherme Arana es una de ellas. El lateral izquierdo brasileño ha contado con pocos minutos desde su llegada hace año y medio. Aún tiene cartel en Brasil, desde donde se han recibido ofertas cercanas a los 10 millones. También existe interés en España, donde el Granada podría ir en busca de una cesión. Nombres como Alberto Moreno, Reguilón o Cucurella dificultan aún más su continuidad.

Cortesía de Sevilla FC

Otro futuro incierto es el de Roque Mesa. Sus picos de rendimiento a buen nivel se han visto contrarrestados por algunas actuaciones para olvidar. El Sevilla planea llevar a cabo una remodelación considerable en el centro del campo, de forma que el canario podría ser invitado a buscar un nuevo club.

Cortesía de Fenix

Franco Vázquez es también candidato a salir. Aunque su deseo es permanecer en Nervión el tiempo que establece su contrato, su venta se antoja apetecible. Más de 20 millones ofreció el pasado verano el West Ham inglés por los servicios del italo-argentino.

Cortesía de AS

Pero, sin duda, uno de los casos más delicados es el de Wissam Ben Yedder. Según sus propias palabras, el delantero franco-tunecino desea “jugar al más alto nivel, en los clubes más grandes del mundo y estar al lado de jugadores de clase mundial, para ver hasta dónde puedo llegar”. El Sevilla se remite a su cláusula de rescisión, 40 millones de euros.

Alejandro Sánchez