El Atlético de Madrid está a un paso de cerrar el fichaje de Joao Félix, el que aún se puede considerar jugador del Benfica, aunque por poco tiempo.

Un mes es lo que le ha hecho falta a los rojiblancos para suplir la marcha de su estrella Antoine Griezmann, el cual dejó un vacío muy importante en la plantilla del que el Atleti se ha visto obligado a cubrir.

Los colchoneros eligieron rápido al jugador que sería su nueva estrella, un joven portugués de 19 años llamado Joao Félix sería el elegido. Al principio de las negociaciones el Benfica tenía la idea de no dejar salir a su jugador revolución de la temporada, ya que sólo lo hubieran tenido en sus filas una campaña y querrían sacarle el mayor rendimiento posible.

Ante las reiteradas ofertas que llegaban desde el Wanda Metropolitano y desde Manchester, los lisboetas aceptaron que Joao buscase un futuro prometedor para así mejorar como jugador, y ese futuro estaba en Madrid, puesto que allí sería una pieza imprescindible en el equipo y que Simeone lo haría mejorar como jugador hasta tal punto de convertirlo en una estrella como Griezmann.

Aún así el Benfica se remitía a los 120 millones de su cláusula, cifra que el Atlético de Madrid no tenía intención de pagar hasta que no tuviesen otro remedio.

Joao Félix en estos momentos se encuentra en Madrid junto su representante Jorge Mendes, el cual se llevará 12 millones por gestionar la operación, y que esta mañana se encontraba en el Metropolitano acompañado por Gil Marín acabando de negociar el fichaje.

Finalmente el Atlético de Madrid abonará los 120 millones de euros de la cláusula de Joao Félix convirtiéndose así en el jugador más caro de la historia del club, y a éste le pagará 7 millones por temporada.

GUILLEM BARBETA.