Quincy Promes se ha convertido en el segundo jugador traspasado con vistas a la temporada 2019-20. El Ajax es su destino, tras oficializarse el acuerdo alcanzado entre clubes.

La operación se ha cerrado en 15’7 millones de euros fijos, pudiendo llegar a los 17’2 millones en función de objetivos. Además, el Sevilla se reserva la obtención de un 20% de los ingresos que logre el club holandés en una futura venta del jugador.

Promes aterrizó en Sevilla el pasado verano procedente del Spartak de Moscú. Los números en su única temporada como sevillista no han sido brillantes, debido en parte a que muchos de sus minutos han sido desempeñando las funciones de carrilero. Su rendimiento menor del esperado, unido a la necesidad de ingresos para remodelar la plantilla, el alto sueldo que percibía el extremo neerlandés y su presión ejercida para salir han sido los factores que han motivado su venta.

Alejandro Sánchez