El segundo partido de la pretemporada de Zidane y sus pupilos ha estado marcado por la actuación del árbitro, que en la primera media hora de juego ya había expulsado a dos jugadores, uno por equipo.

El primer gol del Arsenal llegó precedido por una mano en el área de Nacho que le costó la expulsión en el minuto 8, dejando a su equipo con 10 jugadores. Lacazette convirtió el penalti y el Arsenal dominó el marcador y el encuentro.

Minutos después, una genialidad del delantero galo del Arsenal dejaba solo frente a Keylor Navas a su compañero de ataque, Aubameyang, que tras batir al portero costarricense, ponía el 0-2 en el marcador.

La otra expulsión, esta vez por doble amarilla, condenó al Arsenal. Dos faltas de Sokratis hicieron que la igualdad numérica volviese a existir.

El partido se complicaba cada vez más para el conjunto madridista que llegaba al descanso 0-2 con la sensación agridulce de no terminar de encontrar su juego.

El Real Madrid salió del tramo de descanso activo, lo que se vio reflejado en los primeros minutos de juego. Los cambios reavivaron el ataque blanco y Bale primero, y Asensio después, pusieron las tablas en el encuentro (2-2).

La preocupación principal del partido para Zidane fue la, a priori, grave lesión de Asensio por la que el jugador mallorquín tuvo que abandonar el partido allá por el minuto 60.

El encuentro acabó con un 2-2 que se resolvió en una tanda de penaltis en la que el héroe fue Courtois. El resultado final tras los penaltis ha sido de 3-2 para el Real Madrid.

De esta forma, el Real Madrid sigue su puesta a punto dejando una buena versión frente al equipo gunner.

JAVI GARCÍA