Tras la derrota del Barcelona en San Mamés del viernes, el Real Madrid se veía en la obligación de comenzar la temporada con una victoria en casa de un Celta que llegaba con mucha ilusión tras los fichajes realizados.

Los blancos salían con Courtois, Odriozola, Varane, Ramos, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric, Bale, Benzema y Vinicius.

Una primera parte con pocas ocasiones para ambos conjuntos, donde se fue 0-1 ganando el Madrid con una gran acción individual de Bale que puso el balón perfecto para que Benzema la mandase al fondo de la red antes del cuarto de hora del partido.

Dos manos de Rubén que hicieron que el conjunto blanco no se marchase con una mayor diferencia al descanso.

La nota negativa de la primera parte la puso Álvaro Odriozola, que al intentar salir jugando un balón perdió la posesión haciendo que el Celta por parte de Brais Méndez hiciese el 1-1 que posteriormente sería anulado por fuera de juego de Iago Aspas.

En la segunda mitad los celestes comenzaron dispuestos a darle la vuelta en el marcador, pero una discutida acción de Luka Modric frente a Denis hizo que el Real Madrid se quedase con uno menos a falta de media hora para el final del partido, donde Courtois fue salvador con un mano a mano salvador frente a Aspas y otra mano imposible que sacó bajo palos.

El Madrid consiguió sacudirse el acecho de los de Fran Escribà con un zapatazo inapelable de Toni Kroos para hacer el 0-2 que mataba el partido, y posteriormente una jugada entre Marcelo, Benzema e Isco que acababa de entrar al campo, pusieron un balón que Lucas Vázquez mandaría a guardar a falta de poco más de quince minutos para el final.

El Madrid se sitúa como líder momentáneo y comienza de una gran forma la temporada tras la desastrosa pretemporada.

Bale y Kroos, los mejores del partido, las viejas glorias dan un golpe encima de la mesa en el momento indicado.

¿Lograrán los de Zidane mantener la regularidad durante todo el campeonato?

ALEX GÓNGORA.