Con una segunda parte vertiginosa y un doblete del francés, el Barça se guarda su primer triunfo en Liga.

Con Messi, Luis Suárez y Dembélé en la grada por lesión, le tocaba a Antoine Griezmann ponerse el mono de trabajo y dar un paso al frente… Y así ha sido. El delantero tuvo su gran noche de presentación en el Camp Nou: Se removía como pez en el agua, participaba en todas las acciones, ayudaba mucho a circular con rapidez el balón y encontró el gol. Pero es que también fue la noche de Carles Pérez y Rafinha, los que también estuvieron arriba, que tampoco defraudaron al aficionado azulgrana. Ansu Fati también aportó y generó esperanzas con tan sólo 16 años. El Betis cosecha su segunda derrota consecutiva.

El conjunto de Ernesto Valverde venía de perder (1-0) en San Mamés y eran plenamente conscientes desde el primer minuto. Jugaba bien, muy bien, unos primeros veinte minutos que hacía ver que se las prometía felices pero un error imperdonable de Busquets habilitaba a Canales a montar una contra que acabaría con Fekir anotando su primer gol oficial como verdiblanco. A partir de ahí, los locales se rehicieron de nuevo y Rafinha llegaba a la puerta del rival en dos ocasiones peligrosas. Antes de llegar al descanso, un buen centro por la derecha de Sergi Roberto, que hoy volvía a jugar en el interior, remataba acrobáticamente Griezmann para poner las tablas en el marcador.

Tras la reanudación se venía la exhibición cule. Valverde decidió dejar en el terreno de juego a los mismos que entraron de inicio en la primera parte, pero con el chileno Arturo Vidal calentando en la banda. Y la decisión fue la mejor, ya que Antoine salía de nuevo ultra motivado controlando un balón en el pico del área y lo mandó al palo lejano sin que Dani Martín pudiese hacer absolutamente nada. Y este gol celebrado a lo LeBron James, con confeti incluido. Persistía y persistía el Barça que quería más. Carles Pérez obtuvo el premio a su descaro con un gran gol desde fuera del área que debería valer para ser su tarjeta de residente en el primer equipo. Con tres a uno en el luminoso, Sergio Busquets se puso a los mandos de la nave con la soltura y calidad que nos tiene acostumbrados. Mientras tanto, un Betis que no era capaz de arrebatarle el balón, desmantelado, dolorido, sin ningún tipo de reacción y perdiendo un balón que significó el cuarto gol, esta vez de Jordi Alba a pase del de Badia. El mediocentro dejó su sitio a Vidal, que el primer balón que tocó fue a las redes de la portería andaluza con una asistencia de El Principito. Tras este gol se produjo el debut del juvenil Ansu Fati, segundo jugador más joven en debutar en toda la historia del Barcelona a sus 16 años y que dejó muy buenas sensaciones en su primer duelo con el primer equipo catalán.

ALEJANDRO RUIZ