Hoy comienza la liga de fútbol sala. Este fin de semana cada equipo buscará subir cada uno de los escalones de esa escalera que llega al cielo, como decían los Led Zeppelin. Entendamos por cielo, cumplir los objetivos que cada “presi” marque a su mister y sus pupilos.

Pero hoy no es un día cualquiera. Hoy es viernes 13. Los supersticiosos pasarán un mal día, pero los que le tengan pavor sufrirán de parascevedecatriafobia. Espero que muchos de los aficionados Interistas no la padezcan. Después de una de las peores temporadas de los verdes en mucho tiempo no es bueno comenzar esta nueva andadura con mal pie.

No habría motivos para creer en supersticiones, el rival es Ribera Navarra, siempre se les dio bien a los Torrejoneros, pero no en los últimos tiempos. La maquina verde – actualmente la maquina azul – sufrió la temporada pasada uno de sus peores reveses. El equipo de Pato paso por encima de los de Velasco, tanto en juego como en el marcador, con un Lemine y un Tripodi bestiales. El partido acabó 7-2 para los naranjas. Un resultado histórico.

Foto: @InterMovistar

Podría ser solo un bache, un tropezón. Un mal día que se junto con un gran día de sus rivales. Pero todo cambia esta pretemporada cuando los interistas repiten visita a Tudela y el guión se vuelve a repetir. Un gran Ribera Navarra vuelve a ganar y dejar muy tocado a los pupilos de Tino Perez.

Unos buscarán romper su mala racha, no caer en posibles supersticiones. Otros buscarán acrecentarlas y asi convertir una fobia en un día de celebración. El viernes ya no será el día en el que crucificaron a Jesus, Ni el día en el que Felipe IV fue a por los templarios. Ni el “Viernes Negro” en Australia. Será el Viernes 13, el día que Ribera volvió a doblegar a uno de los mejores equipos del mundo.