LOS DE GALLEGO CONSIGUEN REMONTAR EL 1-0 INICIAL PESE A LAS MALAS SENSACIONES

Eibar y Espanyol, dos equipos que se veían con la necesidad de sumar si no querían acabar la jornada en puestos de descenso. Tanto vascos como catalanes llegaban al partido con dinámicas muy negativas, tan sólo habían sumado 1 punto de los 9 disputados hasta la fecha.

Ya en el encuentro, el equipo dirigido por José Luis Mendilibar empezó mostrando su dominio, aunque sin conseguir llegar al área de Diego López con claridad. Vimos destellos de calidad de Inui y Orellana por bandas. Por parte de los visitantes tan sólo cabe destacar un disparo de Calleri que se fue desviado.

En la segunda mitad parecía que el guión podía cambiar ligeramente, pero nada más lejos de la realidad. A los 10 minutos Ramis peinaba una falta servida por el chileno Orellana, ante la mirada de Diego López que ni siquiera hizo el intento de salvar ese balón que se colaba al interior de la red. El Eibar tenía el encuentro muy de cara, pues el Espanyol no había creado peligro en todo el choque.

El punto de inflexión por parte de los periquitos fueron las entradas del “Monito” Vargas y Pedrosa, los cuales revolucionaron el partido. El refuerzo argentino daba un buen balón a su compatriota Ferreyra para hacer la igualada en el marcador. En esa misma acción se iba a lesionar el propio “Chuky”. Pocos minutos más tarde, Pedrosa robaba un balón muy comprometido para la zaga vasca y servía en bandeja el remate franco a Granero, que también había entrado pocos minutos atrás. Acertó el técnico de Suria con las sustituciones.

En el tramo final los de Ipurua lo intentaron pero no pudieron. El central de Espanyol, Naldo, fue expulsado por doble amarilla y no podrá jugar ante la Real Sociedad. El choque acabó con victoria visitante y los periquitos respiran tranquilos. Por su parte el Eibar deberá reaccionar durante los próximos partidos.