Todo hacia presagiar otro naufragio, el ambiente pre-partido con plante de los jugadores en rueda de prensa, los rumores de salidas en enero, el interminable run-run que nunca cesa. Además venía un Chelsea de ganar el último partido de Premier dando buena imagen, en trayectoria ascendente. Pero esto es el Valencia, imprevisible, para bien o para mal. Inexplicable hasta para momentos como este.

Salia Celades con propuesta nueva, 4.3.3 con Cherysev y Rodrigo abiertos y Gameiro como único delantero. Lampard a su vez presentaba también novedades ya utilizadas en la Premier. Ha pasado a jugar con defensa de 3 centrales con 2 laterales largos, en detrimento de su línea de 4 inicialmente utilizada.

No nos engañemos, en mi humilde opinión, durante muchas fases del encuentro el Chelsea fue superior, ante un Valencia indefinido, confundido aún por mecanismos ya adquiridos de su entrenador anterior y las variantes del actual. Pero el equipo supo aguantar, sufrir, tuvo sus momentos que nos hacían ver que estaban en el partido y que podia llegar el latigazo definitivo en cualquier momento… Y llegó…. Una jugada a balón parado magistralmente botada por Parejo, y definida por Rodrigo con no menos brillantez. Cillessen, está vez si, fue un gigante bajo palos, clave para aguantar el resultado. Y en el momento más amargo, 3 puntos que saben a gloria, y nos hacen pensar que este equipo no está muerto, y aún tiene mucho que decir. Que ocurrirá el domingo? No lo sé, y en este momento no es importante. Ahora estos 3 puntos de prestigio,deben ser el verdadero comienzo de algo grande. Próximo episodio, vs Leganés, en Mestalla.

Fotos vía Twitter

Fran Nieto.