El partido que enfrentaba al Atlético de Madrid contra el Celta de Vigo finalizó en tablas en el marcador.

El encuentro empezaba con una expléndida parada de Rubén Balnco, el portero del Celta que tendría mucho protagonismo durante todo el encuentro por aguantar al equipo desde la defensa haciendo paradas importantísimas para los celestes y así dejando su portería a cero.

El primer aviso fue por parte del Atleti que en el minuto 2′ de partido ya realizó una clara ocasión de gol después del tremendo remate de cabeza por parte de Felipe, al que Simeone le dió la oportunidad de salir como titular para así probarle y ver su adaptación al equipo.

Durante todo el partido el Celta tuvo la posesión, pero los de Fran Escribá no llegaban con profundidad a la área rojiblanca, mientras que éstos esperaban su momento que llegaba gracias a una presión alta e intensa. Los de Simeone llegaron con bastante frecuencia a la portería de Rubén, pero éste hizo obra de sus cualidades haciendo paradas sorprendentes.

La segunda parte fue más de lo mismo, un Celta dominador en el juego pero que no llegaba a la portería de Oblak, y un Atlético que creaba ocasiones pero que no las materializaba.

A los 15 minutos de empezar el segundo tiempo, el Cholo realizó los dos primeros cambios pensando en romper el partido de una vez marcando el primer gol que les diera seguridad. Los dos hombres encargados de revolucionar el partido fueron Vitolo, uno de los mejores revulsivos junto a Correa para Simeone, y Thomas Partey el que fue el artífice de la remontada ante el Eibar en el Metropolitano.

Se acababan los recursos y 10 minutos más tarde el banquillo rojiblanco volvía a moverse, en este caso el que ingresó en el campo fue Morata que ya contaba con el alta médica y sustituyó a Joao Félix que estuvo desaparecido en todo el encuentro.

Después de estar controlando todo el partido, los celtiñas empezaron a mirar más a portería y en el minuto 75′ una gran parada de Jan Oblak evitó el gol de Brais Méndez que entró al terreno de juego tan sólo dos minutos antes.

Ninguno de los dos equipos consiguió hacerse con la victoria y el encuentro terminó 0-0 con reparto de puntos para los dos conjuntos. Con este ya son tres partidos que el Atlético de Madrid no consigue ganar y ya empiezan las preocupaciones en la entidad colchonera.

GUILLEM BARBETA.