Todas las miradas, salvo las de la televisión, estaban puestas en el partido entre el EDF Logroño y el CD Tacón. Desde el pasado domingo, cuando la Asamblea del Real Madrid ratificó la absorción del CD Tacón a partir de la temporada 2020/21, la presión para el equipo presidido por Ana Rossell es máxima. La temporada para el futuro Real Madrid comenzaba en Las Gaunas, escenario en el que mostrar las aspiraciones del equipo y primera parada de una reválida que marcará el futuro del staff y de buena parte de la plantilla.

Y las cosas no pudieron empezar peor. El CD Tacón va a sufrir mucho este año.

El partido empezó de forma emocionante, abierto, con ocasiones para ambos equipos, materializado en ocho minutos locos. Kosovare Asllani adelantó al conjunto taconero al cuarto de hora de arrancar el partido, pero el equipo de David Aznar sigue sin carburar del todo y eso se vio reflejado en una remontada concretada en solo siete minutos con dos goles de la zambiana Barbra Banda.

A partir de ahí el Logroño fue haciéndose con el control de los tiempos, pero el Tacón no bajó los brazos e incluso pudo igualar el marcador al borde del descanso con un disparo de Jessica que despejó Line, la arquera local.

Un par de ocasiones de peligro de Banda y un presunto penalti no pitado sobre la incansable Chioma redondearon una primera parte en la que el CD Tacón pagó muy cara su falta de concentración en momentos puntuales.

La vida sigue igual

El segundo tiempo no siguió mejor. Dos minutos necesitó Banda para rubricar su excelso hat-trick y una goleada que fue refrendada por Cristina Pizarro en el 80, que vio recompensada su actuación justo antes de ser sustituida, y Silvia Ruiz (de penalti) al borde del tiempo de descuento.

Condicionado por el carrusel de cambios, el segundo tiempo resultó algo más espeso, siendo la delantera del Logroño la más animadora, que dispuso de varias ocasiones de relativo peligro. Mientras, el Tacón, acumuló cartulinas amarillas e hizo evidentes sus carencias tácticas.

La calidad de la plantilla es indiscutible: Asllani, Kaci, Peter, Jakobsson… pero -al menos desde fuera- no se percibe un trabajo claro de cohesión del equipo, que en estos primeros partidos se ha mostrado muy dependiente de las individualidades de sus figuras y muy blando en defensa, falto de concentración e intensidad en momentos puntuales, llevándole a cometer errores fatales para sus aspiraciones.

Excesivo castigo para el CD Tacón, pero del que tomar nota antes de que sea tarde.