De nuevo semana difícil en tierras valencianas. Protestas en Mestalla antes del partido si, quizá menos numerosas de lo que esperaba, pero ruidosas y reflejo de una gran parte de la afición ché. Confusión en los alrededores del estadio, había quien proponía no entrar los primeros 10 minutos de partido, habia quien simplemente quería entrar, descontento con la gestión, pero animar por encima de todo. Confusión que se trasladó al campo. Las fallas tan típicas de la tierra continuaran, estos días se especulaba con el despido de Camarasa, delegado e histórico jugador del club por su amistad con el anterior cuerpo técnico. Sigue el circo de los horrores en la gestión, y se refleja en las protestas al final el encuentro en la grada. Pero, y Celades? Y los jugadores? La propuesta, el juego…. Veamos

Salió el Valencia utilizando un sistema 4.3.3 como comenté en un artículo anterior. Cómo dije, veríamos un cambio en la propuesta de juego, veríamos a un equipo que cambiaría la verticalidad de su transición defensa-ataque por una propuesta de ataque posicional, dando cabida al juego de posición, en el nuevo modelo que parece propone Celades. Y sinceramente, no me disgusta que sea un equipo que propone, proactivo, iniciativa a través del control del balón. Ahora bien, hubo decisiones que no entendí bien.

Utilizó como delantero un rematador nato como Maxi, y de extremos dos jugadores que tienden a ir hacia dentro, en diagonal al palo, lo cual restaba profundidad para llegar a línea de fondo y centrar para Maxi. Podiamos entender esto si los laterales hubieran sido casi falsos extremos, pero con Coquelin y Kondogbia en la construcción, el juego era lento, ramplón y previsible. No permitía la suficiente velocidad como para sorprender, y facilitaba que el Leganés contrarestara con solvencia. Debe entender Albert que el trivote en el centro del campo le valdrá para ciertos partidos, de mayor enjundia, pero ante envites como el del Leganés en casa, Parejo, uno de los dos anteriormente mencionados, y un enganche por delante más los tres puntas, podemos ver a un Valencia más vertical, veloz, imprevisible, fluido.

Tampoco pude entender que ante una situación de falta de gol que no es nueva, y el Leganés completamente cerrado con el empate, y dejándote espacio en bandas, sustituyera al delantero uruguayo para dejar a Rodrigo arriba como referencia cuando lo lógico hubiera sido Gameiro. Por mucho que Ferrán sobre todo y Kangin Lee le dieran otro aire. Y la tuvo el Valencia, la tuvo!!!… Esa jugada de Ferrán, ese pase de la muerte, y ese Rodrigo… esa ausencia de remate que nos costó el partido.

En resumen, me gusta la propuesta, pero también la coherencia en las decisiones de la misma. Getafe próxima parada, veremos Mestalla, veremos el desarrollo del cambio que se atisba, y a donde nos lleva. Valencia necesita tranquilidad, y los 3 puntos, son un buen inicio para conseguirla.