Imaginemos la misma foto, mismas circunstancias, en otro campo diferente. Bernabéu, Camp Nou, Wanda….Que creen que ocurriría?….

Lo vivido ayer en Mestalla fue una vez mas, la muestra de que el VAR no es garantía de nada, que no mejora el fútbol, y hace aún más inexplicable que se vivan situaciones como la acontecida ayer en Valencia. Inaudito. También decir que siendo un grande, no se nos trata ni respeta como tal, eso viene de lejos. Pero también reconocer, que parte de la responsabilidad de esto la tiene un club, que va de sainete en sainete, y anda muy alejado de una estabilidad institucional y deportiva que se antoja necesaria para ganar un respeto que otorgue a la institución el trato que su historia merece. Ahora bien, el partido…

Una vez más, en nuestra casa, se nos escapan 3 puntos. Vimos por fases un buen Valencia, iniciativa, control del juego, superioridad respecto al rival. El equipo supo aprovechar la presencia de Maxi, a diferencia del último partido. Dos remates inapelables, con los que muestra credenciales y marca el camino a seguir para sacar partido de sus condiciones, interesante. El empuje, la calidad y juventud de Kangin, la ganas de agradar de Correia sentando a un Wass desconectado en los últimos partidos. Y de nuevo el trivote, ya he manifestado mi posición al respecto y me mantengo, aún así buenos minutos en un primer tiempo que no hacía presagiar lo ocurrido en la continuación.

Puedo entender la presencia del trivote en partidos como ayer, para controlar un partido encarrilado, pero ocurrió justo al contrario, no fueron capaces de frenar a un Getafe resucitado por un Valencia que se fue del partido antes de tiempo. Con el segundo gol azulón volvieron las dudas, la incertidumbre, a un equipo que vive un estado de nervios constante, y el Getafe lo aprovechó. Ninguno de los cambios surtió el efecto deseado en un Valencia incapaz de controlar y cerrar un partido que tenía con autoridad en el bolsillo. Y otra vez, esa sensación, esa amarga sensación al salir de Mestalla, que se multiplicó con la polémica, pero que viene de muy atrás. Ese regusto amargo de saberte grande pero de vivir la enorme facilidad que tienes para chocar con obstáculos que solo tú te pones. Esa amarga sensación….

Fotos vía Twitter.