El Sevilla sigue con paso firme su trayectoria por la Europa League. Dos victorias en dos partidos tras la conseguida en el Sánchez-Pizjuán frente al APOEL.

Julen Lopetegui efectuó hasta diez cambios respecto al partido contra la Real Sociedad. Una rotación masiva que no impidió el sacar un once de plenas garantías, sirviendo así para mostrar la amplitud de la plantilla sevillista. Debutó Bono en la portería y, ante la lesión de Carriço y para descanso a Diego Carlos, le tocó estrenarse en este curso a Sergi Gómez.

El guión general del partido fue el previsto: dominio total sevillista a través de su medular ante un rival técnicamente muy limitado. Un Sevilla que destacó en una primera parte con un soberbio Gudelj y con Jordán a los mandos y la electricidad de un activo Rony Lopes. Y que pudo encarrilar la victoria con un tanto de Chicharito tras una buena combinación entre Franco Vázquez y Munir. Su segundo tanto en Europa League, en sus 2 únicas titularidades.

Tras el descanso, el ritmo del Sevilla y, por consiguiente, del encuentro, bajó, pues el conjunto chipriota no llevó en ningún momento la iniciativa y los del Lopetegui se dejaron llevar, teniendo en mente la exigente visita al Camp Nou. A destacar el debut de Munas Dabbur frente a la afición nervionense, que recibió una sonora ovación y se unió, quizás, a la lucha por el puesto de “9 titular”. Lo único en lo que, a día de hoy, el Sevilla sigue sin definirse.

Alejandro Sánchez