Luuk de Jong no deja de avivar el debate del 9 en el Sevilla. Las actuaciones del ariete holandés empezaban a ser preocupantes y sus 4 oportunidades fallidas en el Camp Nou han sido la gota que ha colmado el vaso.


De Jong ha sido el delantero titular del Sevilla en 7 de las 8 jornadas disputadas hasta el momento. Tras 18 remates efectuados, no ha sido capaz de estrenarse como goleador. El encuentro ante el Barça fue prácticamente el único en el que contó con ocasiones manifiestas y no lo aprovechó. Una vez solucionado el posicionamiento de cara a gol, evidenció que está pasando por un mal momento. Coloquialmente hablando, está completamente negado.

El holandés condujo a la derrota al plan de Julen Lopetegui, quien, por consiguiente, también fue objeto de críticas. Injustas e incomprensibles, pues el planteamiento fue realmente bueno. Años después, el Sevilla salió a competir de tú a tú al Camp Nou, pero el abultado resultado en contra hizo que se menospreciara el atrevido y acertado planteamiento inicial del técnico vasco y se volviera a acudir a su cabezonería con De Jong. El debate sobre la figura del 9 oculta la realidad.


Porque la realidad es que los de Nervión siguen a 2 puntos del segundo clasificado, habiendo jugado 5 partidos fuera de casa, habiéndose enfrentado contra Real Madrid, Barcelona, Granada y Real Sociedad (todos ellos en puestos europeos)… Y, lo mejor de todo, jugando bien al fútbol. En parte, obviamente, gracias a Lopetegui. Pero como lo que un día es blanco al otro es negro y en el fútbol la memoria no existe… Pues hay quienes se bajan y se suben del barco a su antojo. El tiempo, como siempre, pondrá a cada uno en su lugar pero, hasta ese entonces, no hay motivos suficientes para dudar de este Sevilla. El que es, a día 7 de octubre, un buen Sevilla.

Alejandro Sánchez