En la que está siendo una larga búsqueda de David Aznar por dar con la tecla para que el CD Tacón empiece a carburar, ante el Valencia CF apostó por sacar del once a Kosovare Asllani (que venía de derrochar su clase con Suecia durante el parón de selecciones) y dar entrada a Ana Vallés en detrimento de Yohana en la portería.

En su condición de local el equipo de Irene Ferreras dominó los primeros compases del partido, jugando al ritmo de Carol Férez y Zenatha, muy activas en ataque. Y aunque con algunos problemas para manejar el centro del campo y crear peligro, las taconeras, a través de Jéssica Martínez y Sofia Jakobsson luchaban por llegar a la portería de Vreugdenhil.

Con el paso de los minutos las fuerzas se fueron igualando, sin ocasiones claras para ninguna escuadra, aunque eran las valencianas quienes intentaban darle más intensidad. Y con el 0-0 se llegó a la segunda mitad.

Discutido arbitraje

Las jugadoras de Aznar salieron enchufadas de los vestuarios y tanto Chioma como Lorena probaron a la holandesa Vreugdenhil nada más arracar el segundo periodo, confirmando la mejoría de las madrileñas durante los minutos finales de la primera parte.

El ímpetu taconero se vería recompensado en el minuto 57 gracias a una pena máxima convertida por Lorena (titular en detrimento de Asllani) después de que Paula derribara a Chioma intentando frenar una contra de la extremo inglesa.

El penalti, dudoso según las valencianistas, solo fue una más de las decisiones que provocarían la indignación del público con la colegiada Amy Peñalver Pearce, a la que terminaron increpando al grito de ¡Fuera! ¡Fuera! tras una importante acumulación de errores.

Con los ánimos caldeados el Valencia logró en empate (78′) por mediación de Mari Paz, rematando un pase de la norteamericana Curtin desde la banda derecha, cuando más cómodas se encontraban las jugadoras del Tacón en el campo. Y, como era de esperar, el equipo de David Aznar se vino abajo (solo Jakobsson seguía intentándolo) y empezó a pedir la hora para evitar el desastre ante el empuje valenciano.

Y así se llegó al final del encuentro. Un justo y trabajado empate que sirve de poco a ambas escuadras y que se llevó por delante a Irene Ferreras, expulsada tras el pitido final por sus reiteradas protestas a Peñalver Pearce.