Partido de ida de octavos de final de la UEFA Women’s Champions League entre el Barça y el Minsk. El conjunto azulgrana se enfrentaba a un equipo ya conocido en esta competición, ya que en 2016 se vieron las caras en dieciseisavos, consiguiendo la victoria en ambos partidos de la eliminatoria.

Lluís Cortés presentaba una alineación con “sorpresas“. Sorpresas por el hecho de que tanto Graham como María León eran duda hasta última hora y finalmente se “colaban” en el once.

El Barça Femenino no especularía con el resultado y desde el inicio del encuentro arremetería contra la portería de Natalia Voskobich. El vendaval ofensivo y la superioridad entre una plantilla y otra era evidente. Atrás quedaron las igualdades de otros años. El crecimiento que había conseguido el Barça durante estos años se hacía visible con el resultado de la primera parte. Un 4-0 que además se podría decir que se quedaba corto visto lo visto. Oshoala no falló a su cita particular e inauguró el marcador; un marcador que ampliaría Marta Torrejón tras un excelente remate de cabeza y que más tarde Aitana Bonmatí amplió por partida de doble celebrando y luciendo así el premio a la mejor jugador catalana en 2019.

La dinámica del encuentro, no cambiaría en la segunda parte. El Barça seguía acosando la meta rival, pero no con el mismo acierto.

Dado el resultado, Lluís Cortés acabó dando minutos a las canteranas. Tanto Candela Andújar como Laia Codina disputaron los minutos que dejaban dos jugadores que previamente eran duda para el encuentro (Mapi León y Graham).

Finalmente, la insistencia se acabó premiando y Jenni Hermoso completó la goleada azulgrana con una “manita” que cerraba al encuentro y probablemente la eliminatoria.

El Barça Femenino deja el partido de vuelta visto para sentencia.

IGNACIO JIMÉNEZ