En una historia inversa a la del CD Tacón, otro recién ascendido, el RC Deportivo se ha convertido en estas primeras siete jornadas en uno de los huesos de la competición. El conjunto entrenado por Manu Sánchez es la auténtica revelación de la Primera Iberdrola y, visto lo visto en el campo, un nuevo golpe ante un Tacón que necesita un revulsivo sí o sí para salir de la situación actual.

La salida se presentaba dificilísima. La victoria podría haber supuesto una poderosa inyección de moral, pero la derrota no ha hecho sino ahondar en una crisis que, por nombres, no tiene ningún sentido con internacionales como Daiane o Chioma y dos aspirantes al Balón de Oro: Asllani y Jakobsson. Pero tras el resultado en Abegondo ha quedado más que demostrado que David Aznar no tiene las ideas o las herramientas necesarias para sacar provecho de la plantilla que tiene.

Vistas las trayectorias de ambas escuadras hasta el momento, la tónica  del partido presumía ser la de siempre. Y se cumplieron las expectativas. En el minuto 22 ya llegó el primer tanto para las coruñesas a mediación de Gaby, tras cabecear un córner lanzado por Teresa -una de las figuras del día. Así, ya en los primeros compases del partido, el CD Tacón ya estaba jugando a contracorriente.

Y tan solo once minutos después, en el 33′, de nuevo de las botas de Teresa salía el pase de gol. Alba Merino anotó el 2-0 batiendo a Ana Valles -de nuevo una de las más destacadas del conjunto taconero- de vaselina.

El Depor, cual apisonadora, tenía noqueado al Tacón y ya al borde del descanso, tras un nuevo aviso de Teresa -de falta, el balón rozando la cruceta- llegó el tanto de María Méndez aprovechando la debilidad defensiva visitante en segunda jugada tras un nuevo saque de esquina.

Los cambios en la segunda parte sirvieron poco más que para maquillar el resultado, pues el dominio gallego era incontestable, tanto que a Misa, la portera local, apenas de la veía. Tuvo que ser Chioma, que volvía a partir desde el banquillo, quien acortara distancias para el cuadro madrileño tras cabecear un centro de la incansable Sofia Jakobsson, quien aún contaría con una ocasión en el 86′.

3-1 final que pone las cosas mucho más difíciles a David Aznar, que no solo tiene que luchar contrarreloj para enderezar una cada vez más complicada situación deportiva, sino que ahora deberá gestionar la frustración de un equipo incapaz de trasladar al campo la calidad que se le presupone en las piernas.