El Sevilla se ha plantado en la siguiente ronda de la Europa League en la primera posición del grupo A, a falta de dos jornadas para el final del grupo. La goleada por 2-5 en Luxemburgo sirvió para certificar el pase a dieciseisavos, donde el equipo de Julen Lopetegui tendrá que hacer frente a una mayor exigencia.

Porque la realidad es que la calidad y el nivel técnico de los rivales del Sevilla en esta fase de grupos es realmente baja. Así se volvió a demostrar ante el Dudelange, ante el que bastaron la inspiración de la dupla Munir-Dabbur para marcharse 0-4 al descanso. Más allá de la poca exigencia del compromiso, los delanteros menos habituales aprovecharon especialmemte su oportunidad y demostraron se postularon como solución a las carencias ofensivas habituales.

Los de Nervión mantienen su dinámica positiva de cara al Gran Derbi, donde buscará dar un golpe sobre la mesa ante el eterno rival y en un momento importante de la temporada. Porque el Sevilla se está ganando, a base de buen juego y victorias, estar arriba en sus dos 2 competiciones hasta el momento. Y quiere seguir haciéndolo.

Alejandro Sánchez